ReportajesViaje

Un nuevo atractivo turístico que debemos visitar

Por: Maribel Gisela Mamani Mamani

La ruta del sillar: Maestro cantero, una tradición

La ruta del sillar no es solo un lugar turístico que se debe visitar sin falta, cuando te encuentras en la Ciudad blanca, Arequipa. Estas canteras conllevan una tradición y un legado dejado por los primeros cantareros de la ciudad hace muchos años. Actualmente son pocos los que continúan conservando el conocimiento transmitido entre generaciones de familias, que dedicaron sus vidas al moldeo del sillar, con las herramientas específicas para realizar este arduo trabajo.

Los maestros canteros que podemos visitar y saludar durante el recorrido turístico por La ruta del sillar, se ganan la vida moldeando unos 20 sillares al día, los cuales puede vender directamente a los camioneros que pasan por el lugar en busca de ellos que después venderán a un precio más elevado, sumando costes adicionales como el transporte. También hay veces que el cantero, logra obtener un contrato con personas que los buscan especialmente para que hagan cierta cantidad se sillares para la construcción de casas y demás.

Una historia

Roberto Huayna, un maestro cantero que nació el 30 de junio de 1978. El señor Roberto llega a diario a su trabajo a las 7am, hasta las 4pm, desde hace 25 años. Sus padres lo llevaron desde que era un niño a ver cómo se cortaba el sillar. Dice estar acostumbrado al ambiente de las canteras. El sol luminoso y caluroso apoyado por las paredes blancas, reflejan los rayos directamente a su cuerpo. “Varias veces han venido personas de afuera, no… no aguantan” dice con seguridad. Es un trabajo duro y cansado, sin embargo, tiene sus recompensas económicas y sobre todo se siente bien continuar esta tradición.

Turismo

El turismo ha llegado a las canteras no hace mucho, han pasado dos años desde que empezaron a ver más turistas en el lugar.

Roberto ya se ha acostumbrado a las constantes visitas, en su rincón de trabajo, donde junto a su combo que tiene una forma muy peculiar, sus bordes son más grandes y puntiagudos que uno de los comunes que todos conocemos. También emplea una herramienta “Ustedes le dicen cincel” pero en realidad se le denomina cuña. Estas dos son empleadas en el cortado de sillar, explica.

Las formas

Las esculturas que están al inicio de esta ruta, fueron hechas por talladores que no son originales de la tradición del cortado de sillar, que vieron en la lava volcánica un gran material para el tallado. “Hay una ONG que está enseñando a la gente a hacer tallado” de esta manera pueden hacer el cortado de sillar y a la par el tallado.

Roberto se siente bien de ser parte de esta tradición arequipeña, el cortado del sillar. Él ha visto cómo ha cambiado esta cantera desde que inició con esta tradición y herencia familiar, como ejemplo cuenta que antes a nadie le llamaba la atención el trabajo que venían haciendo con el sillar, los tenían olvidados.

Ahora con el turismo se aprecia mucho más la práctica del cortado de sillar “Ahora se siente bonito que venga gente” expresa Roberto Huayna, maestro cantero que ha dedicado los últimos 25 años de su vida a esta tradición, la cual ahora se está promocionando para el turismo con La ruta del sillar.

No olvidemos visitar La ruta del Sillar. No se arrepentirán

Horarios de La ruta del sillar

De 9AM a 5PM de lunes a viernes y domingos.

Sábado de 7AM a 5PM.

Precio de entrada a La ruta del sillar

5 soles por persona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba