La Educación de tus hijos, ¿es tu mejor inversión?

Tus hijos no son tus hijos, son hijos e hijas de la vida, deseosa de sí misma…

Puedes abrigar sus cuerpos, pero no sus almas, porque ellos viven en la casa del mañana…

Khalil Gibran

El hogar es fundamental en la educación de nuestros hijos, pero creo firmemente que la educación no sólo es responsabilidad de la familia, como nos han obligado a creer en el Perú, hasta lamento haberlo escuchado decir a algunos profesores. Como padre quiero lo mejor para mis hijas y por ello busco la mejor opción que puedo para lograr ese cometido. Todos lo hacemos porque somos conscientes que de esta forma les damos la herramienta fundamental para construir su futuro. Pero volviendo a lo anterior, la mayor responsabilidad en la educación la tiene el Estado, –quizá algunos discrepen–, pero si mi mayor deseo es que sean personas de bien, creativas, que conozcan sus derechos y libertades, y obviamente que vivan en una sociedad sana, con valores, con equidad, sin pobreza y con justicia. Si nos damos cuenta, la única manera es lograr el mejor lugar para mis hijos es que la educación de calidad (de alta calidad) debe llegar a todos, –a todos los que van a convivir con nuestros hijos y nietos–. Muy poco me servirá formarlos de la mejor manera, si la sociedad en la que vivirán es tóxica, injusta, corrupta, sin valores, violenta.

Por ello el Gobierno del Estado al planificar el gasto de nuestros recursos (impuestos y otros) que está encargado de administrar, debe planificar la sociedad del mañana y esa sociedad se logra con educación, de lo contrario tendremos la sociedad que nadie quiere, sino mirémonos, miremos la sociedad en que vivimos, la sociedad que estamos legando, no es ni por asomo lo que sueño para mis hijas. Es decir, los gobernantes de turno, deben trabajar siempre construir la mejor sociedad del mañana, por medio de la educación. Para nuestra desgracia, la educación no se planifica, estamos en constante experimentación, muchos creen que construir más y más colegios es lo que hay que hacer por la educación en vez de potenciar talentos, destacar capacidades y formar nuestra sociedad. Se crucifica a diario a los profesores, con programas inservibles, mal pagados (debería ser la profesión mejor pagada), se les des-califica constantemente, esto tiene que tener otra mirada.

Los países soñados por muchos, como ideales para vivir, lo son porque comprendieron que la sociedad se construye con educación de calidad y lo pusieron en práctica. Es estos países, la mejor educación del mundo para sus hijos es gratuita y también los principales servicios (salud, ambiente, transporte), por ello tienen la garantía de que sus hijos tendrán un futuro definitivamente mejor. Hace casi un año tuve la oportunidad de escuchar a jóvenes noruegos, de 17 y 18 años, todos de una escuela rural y pública, que visitaron unas comunidades de la selva del Perú profundo. Hablaban de la corrupción de nuestras instituciones, de cómo nuestros paisanos no conocían sus derechos y libertades, del abandono de nuestras escuelas, no entendían porque la educación de calidad tenía que ser pagada o porque la salud era tan mala, entendían de economía, ecología, de aspectos étnicos, conocían sus derechos y sus libertades. Me llamo la atención su capacidad crítica, como trabajaban en equipo, solidariamente, el afán de sus maestros por mostrarles el mundo.

Cuando niño me preguntaba, ¿por qué si Pedro Paulet era Peruano no estamos en la carrera espacial?, la respuesta, es simple: estaba solo, no habían más como él en el Perú, no había más peruanos pensando y diseñando el resto de cosas que se necesitan para lograr ese objetivo. Si se fijan ocurre en todos los campos, lumbreras solitarias emergen de cuando en cuando, por su propio esfuerzo. Pedro  Paulet no fue un genio, simplemente fue constante y tuvo la disciplina necesaria y vocación para estudiar más que los demás. Al final, aunque no lo quiso, terminó trabajando en la carrera espacial para los EE UU. Como ocurre con muchos valiosos talentos nuestros que trabajan en otras tierras, porque acá no encuentran el espacio para desempeñarse, creando conocimientos y tecnología para el Perú y los peruanos.

Nuestros gobernantes, no han entendido, o no quieren entender que la inversión en educación es el único camino para cultivar las mentes de nuestros hijos y con ellas hacer del Perú el mejor país del mundo. Imagino, que ese día tendremos muchos, miles de nuestros hijos trayendo los galardones de la ciencia, las artes, la cultura para orgullo nuestro y otros haciéndonos la vida mejor con tecnología, justicia y derechos para todos. Podemos ser la mejor sociedad del mundo.

Creo firmemente que la única opción para resolver nuestros múltiples problemas es educar a nuestros hijos de la mejor manera, pero la única forma para que toda la sociedad cambie, y vaya acorde con las necesidades que impondrán las condiciones futuras, está en las manos del gobierno. De lo contrario en solitario, tendremos individualmente hijos bien formados, que serán candidatos para ser migrantes en el extranjero. Pero recuerden que nuestros hijos allá, además de estar lejos, no podrán acceder a derechos que si tienen los nativos de esas tierras.

Dr. Horacio Zeballos Patrón

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *