AbinesLo más leidoMujer emprendedora

La viva voz del emprendimiento

Por: Enma Thalia Chacara Condori

¿Quién no ha soñado con ser parte de cosas grandes? Gina Lizzetti, lo imagina todos los días y lucha por cumplir sus sueños.

Actualmente, Gina Lizzetti es la Gerente comercial de Abin Abaco Incubator, una empresa formada para asesorar y apoyar a empresarios. Se encarga de incentivar y dirigir a personas que, como ella, sueñan con su independencia económica y crear emprendimiento.

Inicios

Al principio pensó que para ser una mujer emprendedora y ser parte del mundo de los negocios tenía que tener una herencia familiar o alguien que la pudiera orientar.

“Mis padres no confiaban en el trabajo de los vendedores y los emprendedores” nos cuenta Lizzetti. Sin embargo, ella cree que el ser un emprendedor no es como lo definen sus padres. Se trata de enrumbarse en un mundo muy competitivo, un mundo de retos y oportunidades en el que, si te toca caer mil veces, en otras mil, tendrás la opción de sacudir el saco y levantarte. A empezar de nuevo si es necesario.

Fuente: Abin Design

Una mirada a la vida profesional de Gina

Al salir de la universidad con su título de contadora pública bajo el brazo. Logró entrar a laborar en varias empresas privadas y estatales, tales como, Telefónica, Kola Real, Registros Públicos, Seal, entre otros. Pero, el sueldo no le parecía suficiente. A pesar de que siempre mostró compromiso, lealtad e innovación.

Con el paso del tiempo llegó a trabajar en una institución educativa. Luego, se convertiría en la socia de la entidad. “Siempre me he comprometido mucho con mi trabajo y me ponía la camiseta”.

Gina, considera que la educación y la constante capacitación es muy importante para enriquecer los conocimientos de un emprendedor. Por ello, consiguió ahorrar lo suficiente para inscribirse en un curso de bienes raíces.

“Me destaqué y llegué a ser líder de un equipo”. El curso aportó mucho a su vida, pues la impulsó a iniciar y desarrollar un proyecto. “A veces tienes que lanzarte a la piscina de una”.

Para poner en marcha su proyecto en mente. “Convoqué a los líderes del curso, les hablé de mi proyecto, de cómo era mi primer proyecto. Al principio no cobré nada, pues no me parecía justo cobrar, ya que no tenía experiencia”.

Confianza

Para Gina lo más importante es mantener la confianza que depositan en ella, y no defraudar a sus socios. Sin embargo, sabe que el mundo de los negocios es impredecible. “En este trabajo tienes que resolver grandes problemas”.

“Muchos querían pisotearme, pero no sabían que esta mujer tiene su carácter. Cumplía con todo lo que se me designaba y ahí vieron mi talento”. La realidad nos muestra que aún en el siglo XXI, no se toma en cuenta o no se valora el verdadero poder y trabajo de las mujeres.

Educación

Lizzeti está convencida de que las constantes capacitaciones aportan a la evolución y el crecimiento optimo del emprendedor. Por eso, recomienda a los que quieren emprender invertir en su educación y que, con ello, no perderán el tiempo, sino que enriquecerán sus conocimientos para crear y ser parte esencial de proyectos en curso.

En el año 2019, después de 10 años como contadora, comenzó su aventura dentro del rubro de bienes raíces, con 108 mil dólares que logró recaudar con el apoyo de sus socios, que apenas conocía.

El proyecto se basaba en la venta de departamentos, que anteriormente habían sido construidos y remodelados bajo la supervisión de Lizzetti. “Yo me comprometí con mis nuevos proyectos”.

Motivación

Pero, ¿cuál es su motivación? ¿todos sabemos la nuestra? Pues, ella no lo sabía. “Ha sido y es muy difícil encontrar mi motivación”, contestó.

Desde pequeña, Gina, vivió con sus abuelos. Y supo lo que es, ser independiente. Se forjó como una mujer de carácter, determinación y muy capaz.

Logró encontrar su verdadera motivación en Dios.” Hoy por hoy, pienso que estoy destinada a seguir con los designios de Dios y ser útil para la sociedad”.

Ver las crisis como una oportunidad.

“Hasta hace poco he tenido crisis que resolver dentro de lo económico”.  En el mundo empresarial, hay crisis, caídas, que se debe superar.

En esos momentos tan difíciles, “Sin querer miras hacia atrás y piensas en tu pasado. En ese, que era cómodo y te preguntas que pasaría si vuelves a esa vida tranquila”. Luego, reacciona y concluye que, en esta etapa de su vida, en la que ha logrado constituir importantes logros profesionalmente. Talvez, Dios, con estas pruebas, la está puliendo para algo mejor.

Éxito

“Para mí, el éxito es ser un referente para varias personas”, incluida su familia y amigos. Pues fue difícil para ella sobresalir en el mundo de los negocios. Todo ello, es producto del esfuerzo perseverante. “Quiero ser la viva voz de que todos podemos lograr cosas maravillosas si nos lo proponemos” finaliza.

Lee nuestras historias de mujeres emprendedoras.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba