Historias de exitoLo más leido

Historia hecha Café

Por : Enma Thalia Chacara Condori

Desde 1950, la familia Valenzuela inicia su emprendimiento con el café (tostado, molido), es así que el 08 de enero de este año Valenzuela ha celebrado 72 años de creación, logrando ser reconocida como una de las marcas más emblemáticas y representativas de la ciudad de Arequipa gracias a la excelente calidad de sus productos.

Fundador

El fundador de la empresa fue Ricardo Valenzuela, oriundo de Julcamarca (Huancavelica), quién enamorado del sabor y el aroma del café peruano y de las emociones que este le despertaba, decidió emprender su empresa en la ciudad de Arequipa que también se había robado su corazón.

El empresario quedó huérfano de padres a los doce años, hecho que lo llevó a desempeñarse en diferentes labores siendo una de estas que a los dieciocho años lo hizo emprender un viaje a Chile, país en el que aprendió varios oficios. Años después volvió a Perú donde continuó laborando en diversos negocios comerciales que lo inspiraron con la idea de emprender en el mundo del café.

En el 2014 fue reconocido por sus años de entrega y labor en su aporte al desarrollo industrial y comercial de Arequipa, recibiendo de manos del entonces Alcalde Dr. Alfredo Zegarra el 09 de enero un diploma y medalla de oro de la ciudad.

En honor al café

La historia cuenta que hace más de dos siglos el café llegó a Perú cuando unos colonos europeos quisieron probar suerte en estas tierras.

Actualmente el café es uno de los principales productos agrícolas de exportación, sin duda una de las mejores cartas de presentación que tiene nuestro país.

Ricardo Valenzuela pensó lo mismo, por lo que durante los viajes que hacía a Cusco para verificar la calidad de los sembradíos de café de sus proveedores, supo que mantener esta es la que le permitiría construir una marca de altos estándares que todo el mundo pudiera conocer como insignia a nivel nacional.

Su pasión, entrega y espíritu emprendedor le impidieron abandonar su sueño en las dificultades y fueron estos mismos los que más bien lo motivaron a continuar en los momentos más difíciles, pues no hay reto fácil y este no era la excepción.

Luego de años de intenso trabajo la fuerza lo abandonaría, Ricardo pasó a mejor vida a los 101 años de una sublime manera como también lo era su personalidad, quedándose tranquilamente dormido para ya no despertar.

Pero a través de su hijo Ronald Valenzuela quien fue bien instruido por él desde la adolescencia se continuaría este legado, Ronald tomaría las riendas de aquel sueño que se inició como empresa familiar y que ahora él, en un deseo de cruzar nuevas fronteras para llevar a otro nivel el emprendimiento de su padre, desea convertirlo en negocio de familia empresarial.

Ronald desde pequeño aprendió a amar el café, así como a levantarse en tiempos difíciles junto a su equipo de trabajo, que, al ser tan unido se cuidan y apoyan mutuamente como una verdadera familia, lo que les ha permitido mantenerse de pie en los tiempos complicados en los que vivimos con la pandemia, en este sentido y con el deseo de seguir cuidándose, es que Valenzuela apoyó el trabajo remoto de sus colaboradores para que ninguno se viera afectado.

Nunca la tuvieron fácil, ni antes ni ahora con la llegada de la competencia de marcas más globales a la región, hecho que los golpeó, pero jamás logró tumbarlos, muy por el contrario, les permitió mejorar y ahora con la pandemia aprendieron a reinventarse, por ello valoran los pilares que les ha permitido crecer y mantenerse en el tiempo.

Fuente: Abin Design

La magia del café

La tradición de tomar café pasado en una taza de cerámica es una acción que encierra cierta magia, es una experiencia que va más allá de un simple gusto, es una bebida espiritual que en muchos casos requiere de una preparación y un tiempo especial. 

Se sabe que los turcos tras tomar el café volteaban su taza para ver en el fondo de esta, símbolos que aparecían para luego ser leídos e interpretados para conocer el destino de quién bebió el café, este y otros misterios encierran este grano místico que ha logrado cautivarnos.

Sin embargo, la tradición de tomar café en una taza de cerámica se está perdiendo con el tiempo, ya que ahora con la vida más acelerada la mayoría de personas optan por tomar su café en envases descartables de camino a sus diferentes destinos, lo que les impide disfrutar de emociones y sensaciones que requieren de tiempo y calma para poder ser concebidas y apreciadas.

Café Valenzuela ha mantenido la producción del mejor café inspeccionando meticulosamente el origen y el procesamiento del mismo desde el momento de siembra de sus agricultores externos de Cuzco, Chanchamayo, Pasco y Junín, hasta el momento de envasado.

Cambio

Con la idea de acoplarse al nuevo mercado y viendo que la marca y sus consumidores merecían una imagen más fresca y moderna, decidieron dar el paso y hacer el cambio, pero sin dejar atrás la tradición y calidad de siempre, por lo que en el 2020 sacaron sus nuevos empaques y logo renovado, aunque la pandemia y cuarentena no les permitió hacer el lanzamiento que estuvieron preparando, sin embargo, este está siendo reservado para cuando la situación lo permita.

Valenzuela inició con la producción del café Extra Superior, este es un café torrefacto que al ser tostado con azúcar disminuye la cafeína y el amargor propio del grano y es pensado para las personas que prefieren un producto más suave y delicado, pero sin perder aquel aroma tan especial.

Otra especialidad de la casa, es el café Exportación Gourmet, este es un café tostado natural para paladares más exigentes, su tueste medio alto más aceptado en Arequipa le permite tener un nivel de amargor y acidez más agradables y balanceados.

Por otro lado, el café de Especialidad es un nuevo producto que sacaron en el año 2018, este es un grano especial pues es de cosecha limitada y de mayores exigencias y cuidados por lo que es muy requerido. Este un café de origen y trazabilidad en taza de más de 85 puntos, carece de defectos y tiene un sabor y aroma más intensos.

Dentro de su staff de productos ofrecen cebada tostada para aquellas personas que no pueden tomar café y su pasta pura de cacao para hacer chocolate en taza.

Para Valenzuela es importante mantener la innovación y presencia en el mercado, por lo que siempre apuntan a sacar nuevas líneas de productos, trabajando por ello con la implementación de los máximos estándares de calidad para que sus innovaciones se adecuen al gusto del cliente.

Actualidad

Por el momento se trabaja con clientes de Lima, Tacna, Ilo y Moquegua, clientes muy fieles que se han mantenido con el tiempo a pesar de que la pandemia ha condicionado su trabajo. 

Esta problemática mundial ha frenado momentáneamente las nuevas proyecciones de expansión que tiene Valenzuela, tanto a nivel nacional como internacional.  Pero La pandemia ha afectado varias empresas ocasionando que tengan pérdidas económicas, sin embargo, a pesar de ello Valenzuela se ha mantenido firme en su posición de conservar a sus colaboradores, pues los consideran muy importantes para dejarlos ir.

Capacitaron a su personal con orientaciones virtuales dando charlas, cursos y demás para enseñarles a realizar el trabajo por las plataformas virtuales, incentivándolos de esta manera a continuar, es así que han logrado impulsar su economía.

Ronald sabe que tiene una importante responsabilidad e intentará expandir con la cadena de cafeterías a Lima y otras provincias y siguiendo la guía y enseñanza de su padre se encuentra ya capacitando a su sucesor.

Te invitamos a leer nuestras historias de éxito.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba