Emprendedores

¿Emprender es para todos…?

Por Gina Lizzetti Fuentes

¿Quién soy?, ¿Para qué estoy aquí?, ¿Por qué me pasa esto a mí?, ¿Cuál es mi propósito?, ¿A qué vine a este mundo?, ¿Mi destino está escrito?

Son algunas de las preguntas que nos hemos formulado todos aquellos que nos hemos sentido perdidos en algún momento, ya sea porque no encontrábamos nuestra pasión o no teníamos esa motivación clara, fuerte y guiada, que nos empuje a ser mejores o que nos impulse a luchar por nuestros sueños.

Es muy triste saber que hay personas afuera que creen que soñar es privilegio de pocos, de los más afortunados económicamente o de aquellos que vinieron de familias “perfectas”; hoy, gracias al conocimiento que nos ofrecen los libros, internet, las capacitaciones, los entrenamientos financieros y espirituales, sabemos que todos tenemos derecho a soñar, pero yo hablo de soñar en grande, sin importar cuál sea la condición racial, social, económica o de creencia.

La única respuesta a todas estas preguntas, producto de la duda y la poca fe es muy simple; eres un ser excepcional, viniste a este mundo a ser feliz y con el don que Dios te regalo, tienes el poder de hacer de esta creación un lugar cada día mejor.

Hoy más que nunca tengo claro que, el camino del emprendimiento no está hecho para todos y es la más pura verdad por dura que sea, si quieres emprender y no desistir en el intento, tendrás que batallar duras peleas, con tus clientes, con el Gobierno y la corrupción en todos sus ámbitos, con tus socios; pero la batalla más despiadada con la que lidiarás todo los días será contigo, porque sólo tú te podrás levantar a ti mismo si tropiezas o caes, sólo tu deberás ingeniártelas para afrontar adversidades, sólo tú sabes cuánto pesa la responsabilidad que llevamos sobre nuestros hombros y no todos pueden aguantar semejante carga. Se dice que en este mundo no todos nacieron para ser exitosos; pero ¿Qué es el éxito?

Definitivamente no todos vemos el éxito de la misma manera, puesto que no todos queremos lo mismo; sin embargo, hay un sinónimo que puede calzar perfectamente con su significado, el éxito es la felicidad y esta se concibe de diferentes maneras y cada una de ellas es muy respetable; en la vida hay quienes se sienten exitosos por tener una pareja, algunos por desempeñar un trabajo digno y otros por ser el sustento de su hogar, en fin…no terminaríamos nunca de describir a cuanto exitoso a su modo hay en este planeta; pero no confundamos con empresario exitoso, ese que alcanzó su libertad financiera, un ser que innovó de empresario a un emprendedor; pero ¿Qué es ser un emprendedor?

Un emprendedor es aquel valiente, luchador, osado, creativo, líder, apasionado, ambicioso, resolutivo, comprometido, leal a sí mismo, con visión y que tiene la capacidad de reinventarse constantemente. ¿Todos pueden ser emprendedores?, mi respuesta más honesta sería que no, si todos fueran reyes no habría plebeyos, si todos fueran pastores no habría rebaño, si todos fueran empresarios, no habrían empleados y por último, si todos fueran vendedores, no habría consumidores. Uno está estrechamente ligado con el otro, entonces la pregunta del millón sería, ¿Cuáles son los requisitos para ser emprendedor?

Serían sólo dos: Actitud y Aptitud, ganas y conocimiento es la fórmula mágica para que todo funcione, un emprendedor para iniciar no requiere gran receta, lo demás viene como aprendizaje.

Si puedes alinear tu talento y tu pasión considérate afortunado, ese es el punto de inicio, todo empieza por descubrir y hacer lo que más te gusta, no deberá preocuparte si al principio las cosas no marchan de manera ideal, recuerda que la práctica hace al maestro.

Para construir un rascacielo se debe trabajar cimientos muy profundos, esto le da solidez, le sirve de base y de apoyo a la edificación, pero si tu base (niñez) no tuvo cimientos que fortalecieran tu espíritu, tu carácter, tu seguridad, simplemente el camino a recorrer te será mucho más difícil y eso te lo digo por experiencia propia. Muchos emprendedores como yo, primero tuvimos que aprender a sanar nuestras heridas internas, ordenar nuestra mente, equilibrar nuestra alma y avivar nuestro espíritu.

Hay una frase muy conocida que dice: Es SER para HACER y después TENER, significa que primero debes estar en paz y armonía contigo y con el mundo y así poder ejecutar y desarrollar tus planes, proyectos y metas, como consecuencia obtendrás el resultado y la satisfacción por todo el esfuerzo entregado, es decir; la vida misma recompensará todo sacrificio otorgado.

Por último te regalo mi frase favorita, aquella que me alienta a seguir construyendo mi futuro día a día: “Si no incluyes a Dios en tus planes, él no te incluirá en los suyos” Gina Carla Lizzetti Fuentes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba