Estrategia de guerra

Estrategia de Guerra…

Un enemigo invisible se combate con armas invisibles.

Tenemos una guerra declarada por un enemigo invisibles y que debe venir de un reinado que hasta corona posee, pero jamás pasara a la consagración no me queda duda. A lo largo de la historia de la humanidad se han librado todo tipo de batallas en diferentes lugares, tiempo y espacios. Y sabemos que una guerra se gana cuando se somete al enemigo.

Sun Tzu dijo:  Un ejército victorioso gana primero y entabla la batalla después; un ejército derrotado lucha primero e intenta obtener la victoria después. Esta es la diferencia entre los que tienen estrategia y los que no tienen planes premeditados. 

El camino más efectivo hacia la victoria es tener establecidos de antemano el mayor conocimiento real del enemigo (covid -19). Al menos, en la medida de lo posible. Es decir, estudiar cuáles serán los primeros objetivos de nuestras tropas, nosotros, cuál será nuestro cometido de manera individual y como núcleo familiar, enlistar nuestras capacidades y recursos que necesitaremos para estar atento en la línea y flanco que nos corresponda vigilar o atacar al comienzo. 

En esta campaña los gobernantes nos darán la mayoría la información que necesitaremos real “buscar información real”, no compartas información negativa… debilitas nuestras tropas, como dicen los militares la moral es importante que este arriba. Si tienes duda pregunta al líder de la casa si este no lo sabe sabrá a quien preguntar…

Estima tus recursos necesarios y, sobre todo, ten claro que debes RACIONAR, por más tengas, esa será una buena línea defensiva, Primero gana la batalla y luego pelea con inteligencia.

También Sun Tzu

los guerreros expertos se hacían a sí mismos invencibles en primer lugar, y después aguardaban para descubrir la vulnerabilidad de sus adversarios. Hacerte invencible significa conocerte a ti mismo; aguardar para descubrir la vulnerabilidad del adversario significa conocer a los demás. La invencibilidad está en uno mismo, la vulnerabilidad en el adversario.

Te has convertido pieza fundamenta en esta batalla podrías optar por rehusar, pero no podrás ya estás en plena guerra. Ahora bien, que tengamos claros nuestros primeros planes de la partida no implica que no podamos ser flexibles. Debes estar dispuesto a asumir cualquier cambio que amerite tomar decisiones drásticas de cambio con mucha atención e inteligencia y consultando con tu grupo familiar.

No malgastes tus recursos en cosas innecesarias

Sun Tzu dijo: En asuntos militares, no es necesariamente más beneficioso ser superior en fuerzas, sólo evitar actuar con violencia innecesaria; es suficiente con consolidar tu poder, hacer estimaciones sobre el enemigo y conseguir reunir tropas; eso es todo. 

El enemigo que actúa aisladamente, que carece de estrategia y que toma a la ligera a sus adversarios, inevitablemente acabará siendo derrotado. Un verdadero maestro de las artes bélicas vence a otras fuerzas enemigas sin batalla, conquista otras ciudades sin asediarlas y destruye a otros ejércitos sin emplear mucho tiempo. 

En realidad, nuestra victoria total reside en obtener un equilibrio perfecto entre recursos y tropas necesarias educadas. Que respeten las ordenanzas dictadas por los especialistas, cualquier tipo de desacato traerá consecuencias, directas y para toda la tropa consecuencias aún mayores, de no acatar eres responsable de lo que le pase a tu prójimo. Recuérdalo eres responsable.

Recuerda que es un enemigo con tropas incontables e invisibles y su medio de transporte somos nosotros mismos, por lo tanto el mejor ataque por ahora es quedarte en casa… nada más y generar tus protocolos en casa… y respetarlos, de no ser así te auto ejecutas a ti y a tu familia.

Pero si nos limitamos a atacar desde el inicio y sin un plan no tardaremos en darnos cuenta que nuestra capacidad y recursos, han quedado rápidamente minimizadas o que no podemos sostener el ritmo de producción para improvisar una defensa. Y eso también será fatal… planifiquemos organizadamente.

¿La solución que te proponemos? Esta otra frase del Arte de la Guerra la expresa a la perfección. 

Cansa a los enemigos manteniéndolos ocupados y no dejándoles respirar. Pero antes de lograrlo, tienes que realizar previamente tu propia labor. Esa labor consiste en desarrollar un ejército fuerte, un pueblo próspero, una sociedad armoniosa y una manera ordenada de vivir. 

Bueno, tenemos posibilidades de ganar. Pero de lo que se trata es aumentar ese porcentaje a base de consolidar nuestra capacidad gradualmente, nuestra posición dominante sabiendo que hacemos todo organizado, destruyendo al enemigo manteniéndolo sin capacidad de transportarse sin que el proceso nos deje desprotegidos o sin recursos. Sobre todo, sabiendo que debemos guardar recursos para cualquier eventualidad. 

Cómo iniciar un asedio y llevar las pautas de una defensa

Sun Tzu dijo:  Cuando quieras entrar en batalla, incluso si el adversario está atrincherado en una posición defensiva, no podrá evitar luchar si atacas en el lugar en el que debe acudir irremediablemente al rescate. 

Cuando no quieras entrar en batalla, incluso si trazas una línea en el terreno que quieres conservar, el adversario no puede combatir contigo porque le das una falsa pista.

¿Alguna vez te has enfrentado a un enemigo especialmente persistente? Tanto si nuestro adversario (covid-19) siguen un patrón ofensivo constante como si establecen una línea de defensa férrea, la clave no está tanto en malgastar unidades y recursos en ellos, sino en mantenerlo lejos y quitarles los medios de transporte, que somos nosotros. 

Si llevamos nosotros la iniciativa, una manera interesante es incidir en un punto flaco de su formación o sus defensas (la distancia), o asaltar sus fuentes de recursos de modo que queden atrincherados y en desgaste (el transporte). Así, estarán obligados a efectuar una formación improvisada de la que puedes sacar ventaja.

¿Cómo llevarlos a tu terreno? Quédate con esta frase:

Si las tropas enemigas se hallan bien preparadas tras una reorganización, intenta desordenarlas. Si están unidas, siembra la disensión entre sus filas. Ataca al enemigo cuando no está preparado, y aparece cuando no te espera. Estas son las claves de la victoria para el estratega.

Si, por lo contrario, si somos nosotros los que estamos siendo asediados, la manera más efectiva es fraccionar o dividir las unidades ofensivas rivales manteniéndolo sin transporte, mientras ganamos el tiempo necesario para que tengan un desgaste que equilibre la balanza y, a la vez, poder disponer de nuestros recursos con inteligencia. 

 

Investiga las capacidades de tu enemigo (covid-19).

Sun Tzu dijo:  Siempre que quieras atacar a un ejército, asediar una ciudad o atacar a una persona, has de conocer previamente la identidad de los generales que la defienden, de sus aliados, sus visitantes, sus centinelas y de sus criados; así pues, haz que tus espías averigüen todo sobre ellos.

Siempre que vayas a atacar y a combatir, debes conocer primero los talentos de los servidores del enemigo, y así puedes enfrentarte a ellos según sus capacidades. 

Usa, en la medida de lo posible, todas tus capacidades y disponibles en conseguir información Real de fuentes que garanticen dicha información y manéjala con cuidado en tu grupo de tal manera que no desestabilice tu estrategia. Infórmate sobre los efectos, alcance y daños que puede hacer y ten en cuenta sus puntos débiles y fortalezas para usarlos en tu beneficio. Porque incluso al invencible Aquiles le salió caro tener expuesto el Talón.

Mantente con la información actualizada, eso te hara superior al enemigo utilizando con responsabilidad cada detalle de su comportamiento. Seras previsor. cada vez tengas claras las limitaciones y propiedades del enemigo (covid-19) podras priorizar a la hora de invertir recursos.

El delicado equilibrio entre nosotros y recursos

Sun Tzu dijo:  Para ocupar un lugar, divide a tus tropas. Para expandir tu territorio, divide los beneficios. La regla general de las operaciones militares es desproveer de alimentos al enemigo todo lo que se pueda. 

Sin embargo, en localidades donde la gente no tiene mucho, es necesario dividir a las tropas en grupos más pequeños para que puedan tomar en diversas partes lo que necesitan, ya que sólo así tendrán suficiente. 

 La distribución de recursos es importante entre nosotros y el tiempo, equilibrar la distribución de los mismos y hacer uso adecuado, lo importante es mantenernos con recursos y debilitar al enemigo quitándole a él (covid-19) lo que necesita (nosotros).

Si tomas los suministros de armas de tu propio país, pero quitas los alimentos al enemigo, puedes estar bien abastecido de armamento y de provisiones. Cuando un país se empobrece a causa de las operaciones militares, se debe al transporte de provisiones desde un lugar distante. Si las transportas desde un lugar distante, el pueblo se empobrecerá.

Usemos los recursos con responsabilidad eso nos mantendrá con la capacidad de seguir luchando.

Adapta tus acciones ofensivas y de defensa en proporción a las unidades enemigas

Sun Tzu dijo:  La regla de la utilización de la fuerza es la siguiente: 

Si tus fuerzas son diez veces superiores a las del adversario, rodéalo.

Si son cinco veces superiores, atácalo. 

Si son dos veces superiores, divídelo.

Si tus fuerzas son iguales en número, lucha si te es posible. 

Si tus fuerzas son inferiores, manténte continuamente en guardia, pues el más pequeño fallo te acarrearía las peores consecuencias. Trata de mantenerte al abrigo y evita en lo posible un enfrentamiento abierto con él; la prudencia y la firmeza de un pequeño número de personas pueden llegar a cansar y a dominar incluso a numerosos ejércitos.

Es evidente que nuestro enemigo actual (covid-19) está compuesto de capacidades que aún no conocemos y por lo tanto estamos en una etapa de conocimiento y nuestras acciones ofensivas y defensivas deben ser bien controladas y bien ejecutadas, mantener la distancia y una pulcritud desmedida.

¿Y si nos vemos diezmados? Sobre todo, prudencia. Sacar ventaja de nuestras habilidades y capacidades, evaluar nuestros recursos e integrantes de nuestra familia, no necesitamos héroe, necesitamos a todos juntos y un trabajo en equipo organizado en una línea defensiva, aprovechar el tipo de terreno en caso de que influya en batalla e intentar buscar el desgaste del enemigo con vistas al peor de los escenarios.

Este consejo se aplica en los casos en que todos los factores son equivalentes. Si tus fuerzas están en orden mientras que las suyas están inmersas en el caos, si tú y tus fuerzas están con ánimo y ellos desmoralizados, entonces, aunque sean más numerosos, puedes entrar en batalla. 

Si tus soldados, tus fuerzas, tu estrategia y tu valor son menores que las de tu adversario, entonces debes retirarte y buscar una salida. 

El arte del despiste

Sun Tzu dijo:  El arte de la guerra se basa en el engaño. Por lo tanto, cuando es capaz de atacar, ha de aparentar incapacidad; cuando las tropas se mueven, aparentar inactividad. Si está cerca del enemigo, ha de hacerle creer que está lejos; si está lejos, aparentar que se está cerca. Poner cebos para atraer al enemigo.

Golpear al enemigo cuando está desordenado. Prepararse contra él cuando está seguro en todas partes. Evitarle durante un tiempo cuando es más fuerte. Si tu oponente tiene un temperamento colérico, intenta irritarle. Si es arrogante, trata de fomentar su egoísmo.

En esta parte vemos que lo sigiloso del enemigo nos pone en la peor parte, porque aparenta incapacidad, pero sabemos que está en todas partes, no sabemos si está lejos o cerca y nos atrae con nuestra propia desorganización y desorden es ahí que sigilosamente ataca.

Es cuando entonces debemos contratacar con ORDEN, DISTANCIA Y LIMPIEZA y así se verá debilitado y ganamos tiempo para darle el tiro de gracia.

No permitamos que logre una organización y nos desestabilice, con este, en especial, no HAY TREGUA, repito, NO HAY TREGUA, él (covid-19), no la está dando…

Hay otros rivales y desafíos que te esperan.

Lo más importante tenemos al mejor aliado, Dios, recuerdan que al principio dije que teníamos que luchar con un arma invisible, pues DIOS nos las dio. La “FE”. Es obligatorio no perder la FE, mejor que sea. ¡UNA OREDEN…!, ¡NO PERDER LA FE…!

P.D. y si alguno no cree en DIOS… tranquilos…. yo lo hare por Uds…

Por eso les digo: Crean todo lo que estén pidiendo en Oración, y lo obtendrán.

Marcos 11:24

Cesar Esquivel B.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *