El arte en tiempos de cuarentena

Milagros Rosado de Mura.

(Esposa del mimo Pity)

Si bien cabe destacar que la cuarentena como medida preventiva contra el COVID- 19 es un método eficaz, nadie pensó en los artistas que trabajamos con aglomeraciones de gente, expuestos a contraer esta mortal enfermedad,  nos iba a ocasionar un golpe laboral y más aun, como artistas dejarnos vacios al no tener esa conexión directa con nuestro público.

Un virus invisible nos obligó a dejar los abrazos; los besos; los aplausos; el saludo efusivo del hermoso público que nos rodea, nos cortó las alas,  nos quitó la libertad.

Jamás imaginamos estar en cautiverio en nuestra propia casa- ¿es irónico cierto?

¡De película!  Una realidad sacada de las mejores películas dramáticas y de ficción nunca antes vista, donde el virus invisible ataca por un abrazo, donde matamos fulminantemente por darle un beso a nuestra madre, donde dejamos de jugar con nuestros hijos bajo la sombra de un árbol, es increíble cómo cambia nuestra vida de un día para otro, donde solo nos reconocemos  por distinguir a nuestros amigos por los ojos, tapados de pies a cabeza, salir a comprar pan y leche de la noche a la mañana, nos hizo creernos el cuento de ser un actor de acción revestidos con guantes, la super mascarilla y los lentes de rayos x y no olvidar a nuestro aliado EL ALCOHOL GEL cuando por fin terminamos de ponernos esa coraza protectora contra el virus, ¡ZAZ! Nos damos cuenta que ponemos trasportar el virus en la suela de nuestros zapatos, en la bolsa del pan, en el recipiente de la leche que nuestros hijos disfrutan tomando hasta la última gota. ¡RAYOS! 

Te juega la mente, estar expuestos al más mínimo riesgo de contagio, ¿y si no me lavé bien las manos?, ¿Y si me olvidé de desechar la bolsa contaminada? Y sin pensarlo olvido que se me están acabando los ahorros, ¡Demonios!, No consideré en que mi trabajo se vio desplomado y no tenia oportunidad alguna de volver a presentar mis espectáculos, donde aglomeraba tantas personas sea posible, que se pasaban a llevar entre ellas, curioseando entre risas aplausos y murmullos, invitándolos a mi mundo haciendo que se olviden  de su vida cotidiana, donde no había cabida para las penas y los conflictos, donde un adulto volvía a ser un niño, y todos disfrutaban imaginando como el mimo jalaba la cuerda invisible, como el mimo se volvía en la sombra de aquel tierno viejito caminando por la acera.

Ahora es momento de ver el mensaje que el presidente está a punto de cambiarnos la vida. ¡MIRA! Un bono para los más necesitados, canastas de víveres, fondos de AFP, realmente me nace cierto alivio y me embargan esos nervios de ansiedad donde la esperanza se apodera de mí.

 Trascurren los días y mis ansias se incrementan y jamás escucho el apoyo hacia los ARTISTAS URBANOS, DE CIRCO, HACIA AQUELLOS QUE SOMOS SIMPLES INDIVIDUOS INSIGNIFICANTES PARA LA SOCIEDAD.

Sentí impotencia y dolor cuando mi pequeña hija me preguntó si podría comprarle un chupetín, ¡CARAJO! Como explicarle que papá no tenía dinero para darle un gusto simple, ¿y ahora qué hago? La pregunta que le hago a mi esposa mientras estamos cocinando un rico potaje de lentejas. Ella con una sonrisa en su rostro me calma y me dice, tranquilo, mientras tengamos esto para comer y un techo donde vivir debes estar tranquilo, siéntate y llama a las niñas para comer.

No saben que difícil fue dormir durante esa noche, (donde trágicamente llovía), mi cabeza no dejaba de darme soluciones y de pronto se desvanecía con la realidad, ¿y si hago semáforos?, Y si hago shows en el mercado donde se que habrá gente … pero también habrán policías y militares donde no falta la amenaza de retirarme… de pronto me nace aquel sentimiento de resignación, prendí la televisión y solo encontraba noticias del famoso VIRUS y uno entre otro canal donde me quedé perdido mirando al galán de telenovela, donde aparece en un corvet negro, y rescata a la muchacha que vendía rosas en la calle, me reí preguntándome de dónde sacan estos artistas tan agraciados para interpretar una realidad tan absurda.

Pero yo como artista al interpretar tristeza te conmueve un simple gesto, te hago reír con mis ocurrencias, este galanazo debe estar forrado en verdes que no deben angustiarse por esta cuarentena y yo sin poder dormir porque mañana no sabremos que pasará.

No podía quedarme de brazos cruzados y le dije a mi esposa que empezaré a trasmitir en vivo y hablaré sobre nosotros los artistas que no salimos en la televisión pero que también necesitamos sobrevivir a este caos, ella me miró con total incredulidad, pero como es de costumbre siempre me apaña en todas mis ocurrencias, al menos mis palabras hicieron que uno que otro contacto con el gobierno se entere que también andamos pasando necesidad.

Asombrosamente al día siguiente el presidente  dedicó 6 segundos en su imperdible mensaje a la nación sobre las personas vulnerables y los artistas … que hable la ministra de cultura ¡exclamó!… mas hablé yo que soy mimo, sentí cierta indiferencia de su parte hacia nosotros, se nota que no andaba nada al pendiente del arte y cultura.

Prosiguió hablando de las personas en extrema pobreza, y que en ciertos distritos repartirían canastas a las personas más vulnerables… pero y los que trabajan por un sueldo mínimo ¿Qué?, ¿Qué pasa con nosotros que trabajamos del día a día?, ¿Acaso no contamos como la población que también necesita? .Nuevamente me embargó ese sentimiento de ansiedad pero esa vez no iba a quedarme a esperar su ayuda…

Me di cuenta que el mensaje solo iba dirigido a las personas ¨vulnerables¨ donde no faltaban cierta ayudita para aparecer en la lista de beneficiados, ¡BASTA! No porque una persona tenga una casa que le costó por años construirla no significa que dentro de esas puertas no pasen hambre o necesidad…

Milagros  Del Pilar Rosado Ramírez de Mura

Es Publicista y Artista Circense y actriz de teatro, originaria de Arequipa Perú. Nació el 17 de noviembre, actualmente tiene 30 años. Madre de 2 hijas. Editora y productora creativa de los videos de YouTube que tiene junto a su esposo e hijas. Cómplice artística de Alan Mura el MIMO PITY juntos realizan sus obras y sus famosas intervenciones urbanas internacionales, ocupándose de la música de fondo y dirección de improvisación.

Alan Andrés Mura Mura

Artista circense, Actor, Acróbata, Mimo y Payaso de CircoDSCN0123.JPG, activista cultural. Originario de Linares Chile. Nació el 15 de julio, actualmente tiene 29 años, padre de 3 hijas, profesor de teatro físico, mimo internacional viaja junto a su familia por todos los países de Sudamérica capaz de cautivar a mas de uno de sus espectadores  siendo un maestro en la improvisación, adaptándose a las diversas culturas que visita. El y su esposa trabajan siempre juntos y en sus tiempos libres hace videos de youtube junto a su familia, registrando sus viajes y fomentando el arte y cultura

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *