¿Y la enseñanza virtual universitaria?

Wilfredo Mendoza Rosado

Periodista y  docente universitario

La historia (al menos) en nuestro país siempre se repite. Una y otra vez. Los hechos tienen una frecuencia constante, que al final para nuestra dura realidad, acaban por convertirse en una auténtica pesadilla. Lo decía, el notable historiador republicano, don Jorge Basadre; somos el país de las equivocaciones.

Y, una auténtica equivocación, viene sucediendo en el sistema educativo en nuestro país, donde la pandemia, ha alterado todo. Absolutamente todo, y muy pocos sabemos que debemos hacer, frente a la gran crisis del sistema educativo, que en esta cuarentena, va para el olvido.

Por ahora, y dada mi condición, nos vamos a ocupar de los nuevos retos del sistema universitario, porque  la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU) publicó en el Diario Oficial El Peruano los criterios para supervisar el dictado excepcional de asignaturas mediante mecanismos de educación no presencial por parte de universidades y escuelas de posgrado, que así lo decidan, como medida para prevenir y controlar el COVID-19.

Debido a la declaratoria de emergencia sanitaria decretada en todo el país, y en resguardo de la continuidad de estudios de más de un millón de universitarios, la Superintendencia emitió criterios para supervisar el dictado excepcional de asignaturas a través de mecanismos de educación no presencial, respetando criterios de accesibilidad, adaptabilidad, calidad y otras condiciones esenciales para el aprendizaje

En realidad, no pasa de ser un simple enunciado, porque hasta el momento,  un buen número de universidades públicas como privadas, vienen implementando un sistema de enseñanza virtual , con lo que tienen a mano, como mejor pueden; porque nunca nos preparamos, huelgan mayores comentarios al respecto.

El verdadero reto en esta nueva etapa, se encuentra en ¿qué hacer y cómo? Y en honor a la verdad, no existen respuestas. Ninguna con absoluta certeza, porque lo, primero es analizar las herramientas digitales de que disponemos, y cuanto conocemos y dominamos medianamente, para iniciar esta titánica tarea, en estos tiempos incertidumbre.

Además, y no es nuevo señalarlo, el sistema educativo universitario en general, se encuentra en crisis, y con este nuevo escenario, es necesario replantear objetivos y metas virtuales. Es decir, una reingeniería completa, para cumplir medianamente con los retos de enseñar virtualmente y recibir un necesario feed-back (retroalimentación) entre profesor y alumno.

En este contexto, es importante advertir, como el caso del personal de salud, vienen luchando sin las mejores herramientas ( guantes, protectores, uniformes, etc ) lo mismo sucede con el sistema universitario, estamos embarcados en una complicada tarea, pero no imposible, y con pocas herramientas, y los alumnos, peor todavía.

La mayoría no somos nativos digitales, pero bien podemos sortear las dificultades, con mucha cautela, conocimiento, tácticas y estrategias, para lograr los objetivos y metas, porque en esencia, lo único que buscamos es formar mejores seres humanos, no cabe la menor duda.  

Y finalmente, no equivocarnos, como indicaba Basadre, y no ser una estadística equívoca, porque no podemos darnos ese lujo, en estos tiempos difíciles, que nos han tocado vivir. Vayamos adelante, con temor; pero contando cada uno de los pasos, que vayamos dando. Siempre positivos, sea cual fuere el escenario.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *