¿Suspensión o Explotación Perfecta de Labores? Los trabajadores son los más perjudicados durante la crisis.

Por Pamela Torres Tutivén

Mujer, madre, profesional en derecho y activista en termas sociales y mujer.

Como ya sabemos un 16 de marzo, debido al incremento de personas infectadas por el Covid19, se decreto el estado de emergencia por 15 días, el cual se prolongó hasta el 26 de abril, en los cuales el Gobierno ha dictado medidas para superar la crisis, inyectado millones de soles a las grandes empresas, pero a los trabajadores, sólo les dice: usa tus fondos y usa tus beneficios para que superes esta cuarentena.

El Ministerio de Trabajo convocó a sesión virtual del Consejo Nacional del Trabajo hace unos días, el cual no se reunía hace meses, pues las empresas, a través de CONFIEP, demostraban por todos los medios que venía elaborando un plan de flexibilización laboral y, al respecto el Gobierno no decía nada, más bien enviaba a la “boca del lobo” o CADE a su joven y voluntariosa ministra de Economía.

Sin embargo, ni bien decretada la cuarentena, las grandes empresas ya iniciaban sus medidas de “preservación del empleo”, enviando a sus hogares a los trabajadores con licencia sin goce de haber, enviándoles propuestas de racionalización mediante mensajes wasap y carta mediante correos electrónicos indicando que han decidido aplicar la suspensión perfecta de labores.

En dicha reunión se solicitó a los involucrados, sector privado y centrales sindicales (GCTP, CUT, CATP y CTP) a emitir sus propuestas para no originar desempleo y no romper la cadena de pagos a sus trabajadores, sin embargo, “se filtró” una carta plagada de vulneraciones laborales y más bien, ofrecía ideas al Ejecutivo de cuál era la forma más “diplomática” de formalizar despidos masivos.

Como era de esperarse, los trabajadores, los políticos y los oportunistas (pues a veces están con los grandes y a veces se escandalizan), emitieron su voz de protesta y le solicitaron al Gobierno que se pronuncie, pues solo se había escuchado a la ministra del sector Trabajo hablar en un programa dominical, asegurando que venían estudiando un “paquete de medidas” que protejan a los trabajadores.

Es así que, el lunes 14 de abril, después de tantas idas y vueltas, en la conocida conferencia presidencial al mediodía, la Ministra de Trabajo señaló que considerando la crisis y porque no se ha logrado acuerdo entre trabajadores y empleadores (por cierto, no sabíamos que se había tomado el trabajo de preguntarle a cada empresa si le dio opciones a sus trabajadores para afrontar la crisis), señaló que la suspensión perfecta SI va, pero que estarán vigilantes.

Asimismo, señaló que aquellos trabajadores que se vean afectados con esa suspensión (es decir, asume que es una vulneración de derechos), el Gobierno ha pensado en ellos y les esta permitiendo hacer uso del retiro de su CTS y de sus AFP, enviando el mensaje de: usen sus beneficios y protección frente al desempleo y jubilación para que ustedes afronten la crisis, porque a las empresas las salvamos nosotros, ustedes sálvense.

Solo para hacer un paréntesis, la suspensión perfecta de labores está contemplada en la normativa laboral, como único recurso de las empresas ante situaciones fortuitas o de fuerza mayor por no contar con liquidez ni recursos, aplicando la medida de enviar a los trabajadores a sus casas sin pagarle remuneraciones. Ahora esta solicitud, debe ser evaluada por el Ministerio de Trabajo, pues la empresa debe enviar su decisión de suspender labores a dicho sector, debiendo verificar que dicha medida sea justificada, porque sino lo es la declara improcedente y el empleador debe pagarles a sus trabajadores por todos los días que los envió a casa sin sueldo, pero de estas el 90% son procedentes. Es un cese temporal de 90 días sin salario, pero no te he despedido.

Retornando al tema que nos ocupa, dicha aceptación del Estado al pedido de las grandes empresas ha sido duramente criticada por los trabajadores, pues no son medidas que los protejan, no olvidemos que los grandes bonos por la precariedad de los programas sociales y su mal empadronamiento no ha llegado ni a los informales ni a los independientes, y ahora esta decisión, a los que se supone son trabajadores formales, tampoco son apoyados, más bien nos informan: paguen los costos de la crisis con sus ahorros y dinero.

La MYPES no dan CTS por eso los trabajadores deberán usar sus AFP para sostenerse en estos 90 días sin remuneraciones, es decir, te van a permitir disponer de tu dinero pero solo por 2000 soles y, con suerte muchos lleguen a ese monto; además te entregaré un bono de 760 soles (solo si ganas menos de 2400 soles), anuncio que debe ser verificado, porque hasta ahora los 2000 soles para los ex aportantes no se pueden retirar, los bonos de 380 no ha llegado a todos los hogares vulnerables y eso solo tiene una repuesta: No hay un plan integral económico, no hay un plan de contingencia, no hay un plan de subsidios ante desastres, no me quiero imaginar si hubiera sido un terremoto grado 7.

Me pregunto, porque el Estado porque no solicitó a las empresas que usen sus ganancias, que paguen esas grandes deudas tributarias que, si les preocupa tanto el Perú, se preocupen verdaderamente de su fuente de trabajo; el trabajador nacional. Es comprensible y necesario que el Estado inyecte recursos a las MYPES, pero a los grandes, ellos manejan flujo de ingresos, tienen reserva de contingencias. Me origina preocupación leer una carta de UNICON, que se afana en decir que es la empresa líder en el mercado peruano es producción de concreto premezclado, presentar su solicitud de suspensión perfecta de labores y decirles a sus trabajadores que les pueden otorgar préstamos, pero se les descontara de su gratificación de julio de 2020. ¿Ósea te prestaran dinero de tu dinero?

El Estado señala que asegurará la cobertura de ESSALUD y lo respectivo en la ONP, para los trabajadores que estaban a punto de jubilarse en los siguientes tres meses, también será garantizado. Me parecen medidas correctas, sin embargo, sabemos que ESSALUD esta en una crisis institucional y estructural, por ello que muchos hacen miles de esfuerzos para aplicar a una EPS, pero sobre eso no se ha pronunciado, claro está que no se debe afectar a los grandes empresarios como Rímac, Profuturo, entre otros.

Los beneficios otorgados por el Estado a las empresas son muchos, desde una inyección de 30 mil millones de soles, de la reactivación de un programa de subsidios, de la suspensión de plazos y obligaciones ante la SUNAT, del otorgamiento de dinero directo para pagar a trabajadores, de otorgamiento de créditos con intereses bajos y plazos de hasta 36 meses de pago, entre otros, que causa indignación que lo primero que hagan las empresas es aplicar a la suspensión perfecta de labores, pues ya van de 80 mil empresas que han presentando sus solicitudes ante la autoridad administrativa de trabajo, es decir el MINTRA.

Aunado a ello, el reglamento del Programa Reactiva Perú fija los topes al monto del crédito (S/ 10 millones) y a la cobertura de la garantía (tres veces los aportes a ESSALUD o un mes de ventas promedio), los cuales representan un beneficio para la pequeña empresa, sin embargo, han solicitado que debe ampliarse los topes en términos de subir de uno a dos meses las ventas promedio, retirar las condiciones del monto de aportes y bajar la valla respecto al estado financiero, es decir solicitan más beneficios, mientras por la puerta de atrás envían a sus trabajadores con licencia sin goce de haber.

Esperemos que el sector Trabajo, ante tanto beneficios, exija a las empresas respeto por los derechos de los trabajadores y que SUNAFIL, sea lo suficientemente funcional para multar a aquellas que contravengan las disposiciones y, respecto a la suspensión perfecta de labores, se cumpla lo señalado por la Ministra de Trabajo, que es evaluar las solicitudes verificando que la empresa haya agotado otros mecanismos para mantener el vinculo laboral y pagar las remuneraciones, que se encuentre gravemente afectado en su economía y que no tenga de donde sacar recursos y que el trabajo remoto no se haya podido realizar.

Involucrarnos durante y post pandemia es sumamente importante, tenemos una responsabilidad fundamental que es fiscalizar y exigir que nuestros derechos laborales sean respetados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *