Abin KidsAbines

La joven quillabambina emprendedora

Por: Enma Thalia Chacara Condori

Alejandra Arizábal es una adolescente de 12 años de edad que tiene una idea de emprendimiento, “Las delicias de Quillabamba”.

Alejandra Arizabal es una adolescente emprendedora, quien buscaba información sobre cómo hacer negocios, es así que contacta a Abin Kids y decide entrar a nuestra Junta de Negocios Abin Kids. Juntos hemos desarrollado su primer Abin Plan.

ABIN KIDS

 Alejandra: “Desde los 6 años me interesó hacer negocios. A los 8 años quise formar mi propio negocio”.

Mi linda Quillabamba

La mayor parte de su infancia, Alejandra la pasó entre risas junto a su familia materna. Se divertía recorriendo los campos donde entre risas ayudaba a seleccionar el cacao. Desde allí le interesó saber más sobre el grano.

“Recuerdo que mi bisabuelo era agricultor y enseñaba a sus hijos el trabajo en el campo”.

Alejandra Arizábal

Cuando Alejandra habla de su natal Quillabamba se dibuja en su rostro una sonrisa inevitable. Talvez, producida por los hermosos recuerdos que guarda celosamente. “Allá todos nos conocíamos, no había desconocidos”.

Con la llegada de la pandemia

Antes, su familia, vendía y producía cacao. En la actualidad por varias dificultades y principalmente por las nuevas medidas adoptadas para evitar la proliferación del nuevo virus, han dejado de lado el trabajo en la chacra.

“Ya no podíamos recolectar el cacao, los encargados ya eran personas de mayor edad. En Quillabamba los jóvenes han migrado.”

Alejandra Arizábal

La idea de emprendimiento de Alejandra

Una tarde, la madre de Alejandra, Rocío, sorprendió a Alejandra, al contarle de un taller que impulsaba y capacitaba a los niños con sus ideas de emprendimiento, “Junta de Negocios Abin Kids”.

“Sin pensarlo más, me emocioné por iniciar con mis clases. Era perfecto para mí. Pues yo siempre quise iniciar mi emprendimiento, pero no sabía cómo hacerlo realidad”.

Alejandra Arizábal

Ale, nos comentó que desde la primera clase le gustó la forma de enseñar de los instructores.  Pues, afirma que ellos, denotaban su preocupación para que los estudiantes lograran aprender sobre el mundo del emprendimiento.

Alejandra: “Con las clases supe como enfocar mi idea, supe como hacerla más ordenada. Y sentí confianza”:

Motivación

Con aquella capacitación, comprendió que era hora de iniciar con su emprendimiento. Habló con sus padres y ellos se emocionaron con el proyecto de la niña. Su madre le reiteró su apoyo incondicional.

Madre: “Hija, yo siempre te voy a apoyar. Estoy muy orgullosa de saber lo que quieres lograr”.

Con ese ánimo, decidió comentarles la idea de negocio a sus abuelos que viven en Quillabamba. Pues, considera que ellos son miembros importantes para que se consiga desarrollar exitosamente el proyecto.

“Los momentos vividos junto a ellos en la chacra, recolectando granos de cacao, la inspiró”.

Alejandra Arizábal

El inicio de una aventura

Luego planea, inaugurar su propio local en una zona céntrica, que le permitirá contactar con más personas. Alejandra es consciente que tiene muchos retos que vencer, pero siente confianza por el apoyo que le brinda su familia. Y tiene la determinación que logrará grandes cosas.

Ale, quiere dar a conocer a su nación y al mundo las delicias de Quillabamba. Tiene el apoyo incondicional de toda su familia. Sus padres la apoyan con los temas jurídicos y sus abuelos con los contactos, para contratar a los proveedores más confiables, ya que ellos ya no pro“Mi primera meta es insertar mis chocolates para taza dentro de las tiendas locales”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba